Marcha campesina 2012, Guatemala

Miles de Campesinos indígenas llegan a la ciudad de Guatemala para protestar frente al Palacio de Gobierno tras nueve días de caminata. La marcha, que recorrió cerca de 220km, tuvo como objetivo la reivindicación de varios temas relacionados con la defensa del territorio y el acceso a la tierra, además de la petición de crear una ley agraria justa y que respete el derechos de los pueblos originarios a la tierra. Entre algunos de los reclamos, se solicita que se finalice con las políticas extractivistas que no respetan el derecho indígena a la consulta previa, el fin de los desalojos y de la militarización de las zonas rurales y poner punto final a la criminalización de las defensoras/es de DDHH.

http://www.frmt.org/news/es/2012/03/29/0001/fundacion-rigoberta-menchu-tum-saluda-marcha-campesina

Construyendo redes no lucrativas

“Hay movimientos reivindicativos tradicionales, pero los movimientos más importantes, medio ambiente, ecologismo, mujeres, derechos            humanos, son movimientos de valores; por lo tanto, son movimientos que dependen, sobre todo, de la capacidad de comunicación y de la capacidad de llevar a cabo un reclutamiento de apoyos y de estímulos mediante esa llamada a los valores, a los principios y a las ideas”. Castells, M, Internet y la sociedad red.

 

 

 

Aunque parezca una palabra totalmente ajena a nuestro vocabulario, en los últimos años, el Networking (trabajo en red)  se ha ganado un lugar privilegiado entre los que desean mejorar su universo profesional.  El Network refiere a un entramado de contactos entre personas, entidades, organizaciones, empresas afines. Su objetivo es establecer contactos para que sea posible intercambiar información, establecer alianzas, encontrar oportunidades, conocer gente recomendada, etc. Este sistema se basa en un principio de reciprocidad, cuánto más hagamos por los demás, mayor será el rédito que obtendremos de estos.[1]

Desde un punto de vista estratégico y comunicativo, en la actualidad es inevitable y, podríamos decir, que casi obligatorio establecer lazos afianzados con los demás.  La razón es que la vida cotidiana se desarrolla como una red social. Establecemos contactos y lo más importante es comprender el poder que existe detrás de los vínculos, y más específicamente en nuestro caso, en el trabajo en red. El intercambio que permite el trabajo en red ayuda al crecimiento sostenible y evolutivo de las entidades y puede devenir en transformación, impulso, unión de sinergias hacia proyectos. En la actualidad es inimaginable pensar en un mundo sin redes sociales. El mundo avanza y dentro de la vorágine de información resulta complicado hacerse oír y ver. Las redes sociales nos proporcionan un camino accesible pero sobre todo otra forma de hacer las cosas, una unión basada en posicionamientos, en puntos de vista, en implicación y en identificación.

Dignidad y justicia para todos

 

Es lo que reza la Declaración Universal de los derechos Humanos, creada hace 62 años.


Desde comienzos del siglo XX la comunidad internacional empieza a interesarse por la protección de los derechos humanos. Luego de la Primera Guerra Mundial, se creó un marco jurídico en pos de la defensa de las minorías raciales, étnicas, lingüísticas, etc. así como mecanismos de vigilancia internacional. Pero ya antes de esta época, hacia finales del siglo XIX, se había creado un compendio de normas que regulaban el accionar y la conducta de los beligerantes en tiempos de guerra con el fin de proteger la dignidad humana, el Derecho Internacional Humanitario. Pero fue la Segunda Guerra Mundial, el detonante definitivo que dará lugar a que en 1942 se aprobara la Declaración de las Naciones Unidas. Con Estados Unidos a la cabeza, las Naciones Unidas proclamaban la victoria sobre las potencias del Eje, enarbolando la bandera que llevaba inscripta la protección de los derechos humanos y de la justicia. Las negociaciones de 50 estados aliados concluyeron con el nacimiento de la Carta de las Naciones Unidas, que es considerada como la “constitución” de la comunidad internacional. Además de sentar las bases para el mantenimiento de la paz y la seguridad, la carta reconoce la dignidad intrínseca de los seres humanos.

Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles,

a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en 1a dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas,

a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional,

a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad,

y con tales finalidades

a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos,

a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará; la fuerza armada sino en servicio del interés común, y

a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas los pueblos

 

Unos años más tarde, en 1946, acatando el mandato de la carta de que cada nación debía realizar los designios, se constituyó la Comisión de Derechos Humanos para redactar una Declaración Universal de Derechos Humanos que se aprobó en 1948. Así, la Declaración Universal de los Derechos Humanos que reza que todos los seres humanos nacen con derechos y libertades fundamentales iguales e inalienables, contiene 30 derechos que intentan respetar la dignidad humana y la justicia. Se estructuran en 6 grupos, los que contienen las libertades de orden personal, los relacionados a los grupos, los de carácter público, los económicos, sociales y culturales y finalmente aquellos que señalan vínculos entre el individuo y la sociedad.

Pero la Declaración en sí misma no tiene valor jurídico sino que se trata de recomendaciones dirigidas a los estados. Verdaderamente son recomendaciones de buena voluntad aunque, con el paso de los años, dicho documento sí se ha convertido en costumbre internacional a partir del establecimiento de un consenso respecto a su jurisdicción. La misma ha sido utilizada para investigar y condenar crímenes y violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. Cabe destacar que, teniendo en cuenta el derecho consuetudinario internacional, la prohibición de la tortura y la discriminación racial se han posicionado como dos derechos indiscutibles con vinculación jurídica.

Llegados a este punto nos preguntamos cómo es posible que un sistema internacional de Derechos Humanos que no tiene valor jurídico se aplique. Pues bien, dos tratados, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el de Derechos Económicos, Sociales y Culturales permiten, mediante su ratificación por parte de los estados, establecer una norma. Así, se deja constancia de que los Derechos Humanos son universales, indivisibles e interdependientes, esto significa que no se pueden separar, que todos son necesarios y que se complementan unos con otros. A estos pactos les siguieron diversos protocolos y convenios con el fin de especificar aún más la defensa de los derechos del ser humano, aunque los países pueden hacer salvedades en la ratificación de los mismos. No obstante la declaración, los pactos y los convenios existentes, en la actualidad se siguen vulnerando los Derechos Humanos en varios sitios de la geografía mundial. En muchos casos, la comunidad internacional mira hacia otro lado. El problema está en que la ratificación de los tratados conlleva la perdida de una pequeña cuota de poder por parte de los estados. Y aunque cada derecho cedido es espacio ganado, quienes han de velar por su protección, los estados, son los mismos que no los respetan.  He ahí la importancia de la sociedad civil para exigir que se respeten.

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Fuente: “La universalización de los Derechos Humanos”, Jaume Saura Estepà.

LFG2.

 

Fronteras invisibles

Los fotoperiodistas Edu León (33) y Olmo Calvo (27) son autores del proyecto “Fronteras Invisibles”. Durante ocho meses han estado recorriendo las calles de Madrid con sus cámaras para documentar los controles identificativos y las “redadas” que lleva a cabo la policía con la población inmigrante. Junto a las fotografías han ido recogiendo testimonios de los abusos que sufren a menudo estas personas durante los controles, las detenciones o su estancia en los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs), “una realidad que nadie quiere ver y que está al lado de nuestra casa”, dice Edu León.

Fronteras invisibles

When the last tree is cut…

There’s a proverb that says: “When the last tree is cut, when the last river has been poisoned, when the last fish has been caught, then we will find out that we can’t eat money.”

Video: Greenpeace

De las ONG a las ONL, nuevos retos

“El Tercer Sector ha demostrado en los últimos años capacidad de competir en el mercado en la provisión de servicios a las personas y al mismo tiempo mantenerse fiel a los valores que lo guían”. Oriol Homs I Ferret.

Es desde el siglo XIX que las ONG existen. Una de las primeras entidades que se fundó fue “The British and Foregein Anti-Slavery Society” (1839) que luchaba para abolir la esclavitud. Casi 30 años más tarde, en 1863, vio la luz el Comité Internacional de la Cruz Roja de la mano de Henri Dunnat, un ciudadano suizo que intentó suplir la carencia de la asistencia sanitaria en el campo de batalla de Solferino.  A estas iniciativas le siguieron “Save the Children”, en 1919 y el “Oxford Famine Relief comité”, OXFAM, luego de la Segunda Guerra Mundial. Y así, se fueron sucediendo un sin fin de asociaciones y fundaciones en todo el mundo. Durante los años 60 y 70 se produjeron muchos cambios políticos, sociales y económicos que marcaron una era en donde las ONL fueron capaces de entrar en una etapa de pleno crecimiento y evolución. A la defensa de la paz y los derechos humanos se sumaron las recién nacidas asociaciones ecologistas quienes acunadas por el Estado de Bienestar supieron ganarse la confianza de la ciudadanía y consolidarse dentro de la sociedad civil.

Las ONG (organizaciones no gubernamentales) como son popularmente conocidas son organismos independientes de los gobiernos locales e internacionales y actúan en y desde la sociedad civil.  Están reconocidas en el artículo 71 de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, firmada el 26 de junio de 1945 en donde se las habilita para ser consultadas por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en temas de competencia de dicho consejo. Las ONG se posicionan como un recurso que está alerta a los problemas que puedan surgir a su alrededor. Así, al ser sin fines de lucro e independientes, se mueven por valores y principios basados en la ética y la moral. Su objetivo no es suplir la acción de los gobiernos, sino llenar los vacíos sociales, económicos, legales, etc. que existen en la sociedad. El Observatorio del Tercer Sector (OTS), centro de investigación especializado en ONL españolas, apunta que a partir de la realidad existente, “las organizaciones identifican problemas y situaciones muchas veces ignorados por las instituciones públicas y proponen políticas de acción. Es importante tener en cuenta que la lista de intereses que tiene una sociedad es muy diversa y las organizaciones no lucrativas recogen directamente esta diversidad y complejidad”.

Desde el boom de los años 80 hasta el 2000 ha corrido mucha agua bajo el puente. Al noveno Foro Social Mundial realizado en Brasil en el año 2009, concurrieron 133 mil representantes de ONL y movimientos sociales de 142 países. Teniendo en cuenta que la cifra estimada del mismo evento realizado en el 2003 apuntaba a unos 120 mil asistentes, queda claro que se sigue produciendo un aumento significativo en la cantidad de organizaciones existentes a nivel mundial y una actitud cada vez más participativa. Este crecimiento, aseguran desde SustainAbility (consultora de investigación y desarrollo sostenible) se debe a la apertura en los últimos años de economías comunistas y emergentes o de transición hacia modelos de mercado, democracia y sociedad civil. Además de este hecho, la creciente desconfianza en las instituciones sumada a la falta de cobertura de los gobiernos en la prestación de servicios y el aumento de las desigualdades sociales, sumado a la crisis medioambiental son factores que promueven la aparición de organizaciones alternativas e invita a la ciudadanía a movilizarse. La tercera arista de este cambio se ubica en el auge de las telecomunicaciones y la tecnología global que posibilita el intercambio de información, la denuncia, el darse a conocer y saber que ocurre en otras realidades.

Tomando como punto de referencia el paradigma de la información y la globalización, podemos agregar que la finalización del Estado de Bienestar viene seguida, en este momento, por una crisis económica internacional que ha impactado sobre el Tercer Sector. El vaticino indica que tenemos menos recursos económicos para la álgida cantidad de temas a los que hemos de responder. Esta regla inversamente proporcional nos obliga a obtener el máximo resultado de cada recurso y nos incita a buscar alternativas de financiación y de trabajo viables y practicables a corto, largo y medio plazo.

¿Entonces, cómo definiríamos hoy a una ONL? Según Alfred Vernis, profesor de ESADE, son entidades constituidas para prestar un servicio que mejore o mantenga la calidad de vida de la sociedad; formada por un grupo de personas que aporta su trabajo voluntario; no dedicada al lucro personal de ninguno de sus miembros/socios/fundadores; y que no tiene carácter gubernamental. A esta definición agregaría una característica que actualmente se presenta en muchas ONL que está relacionada con la profesionalización del sector. Si bien el nacimiento de las organizaciones no lucrativas (asociaciones y fundaciones) partió con una base prácticamente de voluntariado, ha ido incorporando la presencia de profesionales en sus filas. Estos dos perfiles no se encuentran para nada reñidos entre si, sino más bien que se complementan. Sin dejar de lado el voluntariado, en la actualidad las ONL intentan aplicar un modelo de gestión basado en la planificación con miras al futuro ya que son más conscientes de los cambios estructurales que se producen tanto en las organizaciones como en la sociedad, pobreza, desempleo, violencia de género, inmigración. Nuevas demandas, nuevos retos, nuevas formas de gestión. Y dentro de los modelos alternativos se posiciona la financiación que ya no dependerá exclusivamente de la Administración Pública, sino que intentará buscar otras opciones (empresas privadas, patrocinadores, servicios, intercambios…).

Desde la acción, nos encontramos ante la necesidad de crear un nuevo pacto social aseguraba Oriol Homs I Ferret, sociólogo investigador, en una ponencia realizada el Foro del Tercer Sector en el 2009. El fin es definir las fronteras del sector no lucrativo, de las administraciones públicas y de la empresa privada para que cada uno sepa dónde posicionarse, dónde no debe entrar y sea posible determinar las responsabilidades de cada uno para con la ciudadanía. En este campo, la tarea de las asociaciones radica en fortalezcan su identidad y lugar dentro de la sociedad. “Es muy importante que el Tercer Sector refuerce constantemente sus relaciones con la sociedad civil”, apunta Homs I Ferret. De esta redefinición y fortalecimiento, es posible que las ONL salgan beneficiadas si son capaces de absorber de cada actor social aquello que las hará más eficaces. La creatividad y la innovación pasa a ser también menester de las entidades no lucrativas y no sólo de la empresa privada, ya que la aparición de nuevas necesidades y el cambio en el escenario social implican pensar opciones y alternativas que se adapten a la realidad social y económica imperante.

LFG.

Miradas veladas

Polémicas donde los hay, el uso del velo islámico integral se ha convertido en una de las últimas discordias europeas. En realidad es un debate que lleva años pero que, al parecer, finalmente va tomando forma. Así las cosas, el viejo continente ha decidido poner el grito en el cielo y aclamar a la “conciencia” de sus ciudadanos y políticos para lanzar así medidas reguladoras respecto a la vestimenta femenina islámica. El objetivo, aseguran, es alcanzar la igualdad y respetar los derechos de todas las personas.

Europa se proclama

Desde países como Bélgica que prohíbe a las mujeres vestir el velo integral, niqab que deja sólo los ojos al descubierto o el burka que tapa completamente el cuerpo, en todos los espacios públicos, dígase calles, parques, estadios, etc., hasta Francia que finalmente parece decantarse por vedarlo únicamente en las  instalaciones públicas, ya que según asegura su presidente atenta contra la “idea que la república francesa tiene sobre la dignidad de la mujer”. La medida impulsada en Bélgica indica que ninguna persona puede estar con la cara tapada o disimulada en los espacios públicos e impone a quien no la cumpla una multa o de 1 a 7 días de cárcel. Por su parte, los franceses no se muestran tan radicales y si bien no planean prohibirlo en la calle, sí en los edificios públicos como hospitales o colegios. La comisión encargada de su análisis ha concebido denegar la nacionalidad o la residencia a quien no cumpla con la ley.

España también se pronuncia

Algunas provincias de España se posicionan en el mismo bando, escudándose en la sensación de inseguridad que provoca el uso del velo integral y porque no respeta los derechos de la mujer al significar sumisión y falta de libertad.

Si bien esto no deja de ser una realidad, lo que no queda claro es si se trata de una medida política que únicamente intenta avivar una llama que atrae votantes. Según una encuesta del diario Financial Times, un 65% de españoles estaría en contra del uso del velo integral, situación que resulta atrayente desde un punto de vista electoralista. Sin embargo, la realidad indica que en España las mujeres que se tapan de pies a cabeza son pocas. El uso del niqad y el burka, que representa las convicciones de las líneas más radicales del Islam no está indicado explícitamente en el Corán que sólo determina que las mujeres se han de cubrir con vestidos.

Debate a voces

La discusión está en pleno apogeo pero tal vez deberíamos preguntarnos qué es lo que tienen para decir las mujeres de religión islámica. ¿Es lícito determinar más prohibiciones? Está claro que el velo integral oculta el rostro por lo que implica una desidentificación y podría dificultar la integración de diversos colectivos pero tal vez es hora de que quienes lo visten puedan manifestarse, alzar su voz y proclamarse. ¿Será que ahora deberán llevar a cabo una batalla más? ¿Será que ya no podrán salir de casa? La prohibición si no va unida a un cambio integral, de fondo y educativo no tiene sentido ya que en última instancia los que pierden son siempre los mismos, o las mismas en este caso. Palabras como igualdad, dignidad, humanidad a veces son enarboladas bajo la bandera que representa los valores de una sociedad democrática aunque cabe analizar si no se trata de un interés enmascarado que puede devenir en establecer estandartes confusos. El debate está abierto.

Otros países: Holanda prohíbe el acceso a las universidades a las personas tapadas, Reino Unido no establece normas concretas en torno a su uso sino que da libre albedrío para que las escuelas decidan por si mismas y Alemania permite a cada estado federado modificar sus leyes si fuera necesario.