Recicla-te

En algunos casos dilucidar cuál es el contenedor correcto para determinado tipo de producto puede convertirse en una odisea. Para que no te confundas, aclaramos tus dudas y te contamos por dónde comenzar.

Una persona es capaz de generar 1kg de basura al día, por lo que si la reciclamos ahorraremos energía, agua, materias primas y cuidamos el medio ambiente. La manera más simple de clasificar nuestra basura en casa es colocando diferentes cubos: azul para el papel y el cartón, verde para el vidrio, amarillo para el plástico y el metal y uno para la basura orgánica. Si tienes dudas, te las despejamos.

  • ¿Cómo me deshago del papel aluminio y el film? El contenedor amarillo es el de los metales y los plásticos por lo que allí se han de arrojar las latas, los aerosoles (desodorantes, laca), las bombonas , los envoltorios de plástico o papel aluminio, los productos de acero como grifos o las herramientas,  los de hierro, la chatarra, las tuberías de plomo, los cables de cobre, etc
  • Los plásticos más peligrosos son aquellos en los que en el símbolo de reciclaje aparece un 3, PVC (suelas de los zapatos), un 5, polipropileno (envases de alimentos, tapas, bidones de agua mineral) o el 6, espuma plástica (bandejas de comida envasada de los supermercados). Hemos de colocarlos en el contenedor amarillo, junto con los artículos de porexpan, las bolsas de plástico, los briks de leche, tomates, vino, nata o zumos ya que pueden tardar años en biodegradarse.
  • Otros elementos utilizados en casa son los envases de tubo (pasta de dientes, la leche condensada, mayonesa…) su sitio, una vez más, es el contenedor amarillo, así como los bolígrafos y los blisters (envases de las pilas).
  • Si  consideramos que una tonelada de papel reciclado salva 17 árboles, entenderemos lo importante que es arrojar al contenedor azul los cartones, sobres, papel de diario, revistas, libretas que no usamos.
  • Una actividad muy conocida es el reciclaje de tintas de impresora ya que resulta más económico. Puedes optar por esta posibilidad o bien lanzarlas al iglú amarillo.
  • Un dato muy importante es que los pañales, los papeles encerados, plastificados o metalizados y los que están sucios no se han de arrojar al contenedor de papel.
  • Si deseas deshacerte de muebles, déjalos en la calle el día de recogida de trastos.
  • Para lograr un correcto reciclaje del vidrio es importante que los envases de cristal se lancen sin tapas, plásticos, pegatinas, papeles o impurezas. Y recuerda que no debes colocar en este contenedor las bombillas, espejos, tubos fluorescentes o lunetas de automóviles.
  • La materia orgánica con la que se hace compost (abono para cultivos) son los restos de comida, cáscaras de frutas, verduras, huevos y mariscos, huesos, cenizas, restos de infusiones y café, pañales, compresas, tampones. También el césped, las ramas, plantas, etc.
  • Es aconsejable reducir al máximo el tamaño los envases y plegar los cartones para ahorrar espacio en el contenedor.

Existen determinados productos que, por sus características, han de entregarse en los Puntos Limpios o Centros de Recogida y Reciclaje de cada ayuntamiento ya que no es posible arrojarlos en los contenedores que se encuentran en la vía pública. Te contamos cuáles son.

  • El aceite, la mantequilla y la grasa de cocina son reciclables. El aceite, por ejemplo, puede utilizarse hasta tres veces, luego podemos colocarlo en un recipiente y llevarlo a los puntos de recogida.
  • Las pilas, los acumuladores y las baterías contienen mercurio y cadmio por lo que son muy contaminantes. Nunca han de tirarse en la basura ya que si se rompen dejan escapar su contenido. Arrójalas en los contenedores especiales que se encuentran en las farmacias o tiendas de fotos.
  • ¿Y la ropa y zapatos que ya no usamos? En algunos barrios existen unos contenedores especiales que se utilizan para la recogida de ropa que es reutilizada por asociaciones o bien vendida en tiendas de segunda mano.
  • Los electrodomésticos, los teléfonos móviles, el material sanitario, los líquidos fotográficos o los tubos fluorescentes, por ejemplo, también han de tener un tratamiento selectivo.
  • Si decidimos pintar la casa es importante no tirar al desagüe los restos de esmaltes, aguarrás, tintes ya que son muy tóxicos, llévalos a los centros especializados junto con productos como aceite de motor, líquido de frenos o inflamables.
Anuncios

Acerca de Lucia Gorosito
Fotógrafa con más de siete años de experiencia en reportaje. Actualmente me dedico a la fotografía de bebés y mamás embarazadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: